Verdadera colaboración visual remota con la ayuda de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes

Verdadera colaboración visual remota con la ayuda de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes

Verdadera colaboración visual remota con la ayuda de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes

A todo el mundo le encanta una pizarra: es cómoda y tan fácil de usar que es intuitiva al instante. Más que eso, en realidad inspira actividad por su misma proximidad: pocos pueden resistirse a usarlo cuando están a unos pocos pies de él.

Aún más, este atractivo para crear se ve realmente amplificado por la presencia de múltiples usuarios. De hecho, el tablero extrae activamente pensamientos de nuestra imaginación colectiva, no es de extrañar que sea la mejor herramienta para una buena sesión de lluvia de ideas.

La pizarra es, posiblemente, el motivo de la existencia de las salas de reuniones. De acuerdo, la privacidad y el aislamiento que brindan las paredes y las puertas también es una de las principales razones. Pero si echa un vistazo a esas paredes, a menudo las encontrará enlucidas con pizarrones blancos, untadas con pintura para pizarrones blancos o en realidad hechas de materiales destinados a recibir marcadores de borrado en seco (como las salas de vidrio que se encuentran a menudo).

Ahora, desde que se construyeron todas esas salas preparadas para la lluvia de ideas, el mundo ha cambiado. Una pandemia y las restricciones resultantes han acelerado una migración hacia el trabajo remoto (y el aprendizaje a distancia) que comenzó con los albores de Internet. Muchos de nosotros hemos cambiado a un horario híbrido o, de hecho, nos hemos trasladado a tiempo completo a una configuración de trabajo desde casa. ¿Cómo hacemos la pizarra ahora, cuando nuestros compañeros de equipo ya no están en la misma habitación?

Pizarra en un mundo remoto

Se han propuesto varias soluciones para el desafío de la colaboración visual remota que depende en gran medida de Mac, iPad y iPhone en estos días. El escenario más común es que los equipos cambien a una configuración de primero digital, aprovechando las “pizarras digitales” o los “espacios de trabajo digitales” para reemplazar la buena y vieja pizarra. La competencia en este espacio es bastante intensa, generando nuevos jugadores y nuevas capacidades, aparentemente todos los meses. ¿Pero estas herramientas realmente han reemplazado a los viejos fieles?

Para ser justos, las pizarras digitales y los espacios de trabajo facilitan ciertas tareas. Muchos equipos los habían adoptado para reuniones específicas (por ejemplo, retrospectivas) incluso antes del éxodo masivo posterior a la pandemia de las oficinas corporativas. Nadie necesita estar convencido de los beneficios de poder editar documentos simultáneamente, entonces, ¿por qué la colaboración visual en tiempo real sería diferente? 

Y, sin embargo, en este mundo cada vez más remoto, una de las principales razones para las reuniones físicas o para mantener horarios híbridos sigue siendo reunirse alrededor de una pizarra. Si las alternativas digitales son suficientes, ¿por qué seguirían siendo necesarias estas reuniones?

Nada supera a lo real

Para responder a esta pregunta, volvamos a esas características fundamentales de la propia pizarra. En primer lugar, está la facilidad de uso. Seguramente, nadie cuestionará esto (¿alguien ha requerido capacitación para usar una pizarra?). La simplicidad de la pizarra es una de sus mayores fortalezas: al eliminar por completo la curva de aprendizaje, elimina cualquier fricción entre el pensamiento y el contenido. No hay duda: sus ideas se capturan tan rápido como puede dibujar / escribir.

Lo que nos lleva a la otra característica clave: la comodidad. ¿Por qué es tan fácil dibujar en una pizarra? Porque lo hacemos de la forma en que la naturaleza lo diseñó: usando todo el brazo, hombro, codo, muñeca. Ningún mouse o trackpad desbloqueará nuestros pensamientos internos con tanta eficacia. Y ninguna pantalla táctil nos animará a garabatear de forma tan imprudente. Esos momentos de vacilación pueden marcar la diferencia entre una lluvia de ideas y un cerebro … ¿goteo? 

Las diferencias van más allá: aunque las pizarras digitales ofrecen lienzos aparentemente ilimitados, su visibilidad está limitada por nuestras ventanas gráficas (MacBooks, iPads y iPhones) o por la escala, cuando reducimos el zoom para concentrarnos en todo el contenido enviado. Las pizarras blancas aprovechan nuestra capacidad innata de ver simultáneamente los detalles y la amplitud: podemos envolver nuestras mentes fácilmente incluso en la pizarra más grande mientras nos enfocamos en contenidos específicos. 

Centrarse en la dirección correcta

Quizás, en lugar de crear imitaciones digitales, deberíamos preguntarnos cómo podemos usar nuestras  pizarras blancas reales  en un mundo remoto. Una empresa, ShareTheBoard, está haciendo precisamente eso. En lugar de ofrecer entornos digitales, su enfoque se ha centrado en ampliar el alcance de las pizarras físicas reales que nos rodean. Su  software de colaboración de pizarra  identifica y digitaliza contenido escrito a mano en tiempo real, desde pizarras blancas, pizarrones o cualquier otra superficie, haciéndolo legible y fácil de guardar para los espectadores remotos.

Además, al permitir que los espectadores remotos interactúen con el contenido digitalizado, ShareTheBoard está pagando la noción de una verdadera pizarra digital: ahora cualquiera puede participar en una sesión de pizarra, independientemente de su ubicación física.

Este enfoque tiene otra ventaja importante: al digitalizar el contenido de las superficies físicas, ShareTheBoard ha creado efectivamente la primera solución híbrida de colaboración visual del mundo. A medida que el equipo «semidistribuido» se vuelve cada vez más común, la capacidad de involucrar a los participantes físicamente presentes y remotos simultáneamente seguirá aumentando en importancia. Las soluciones digitales primero no tienen una respuesta a este desafío, incluso la pizarra (por sí sola) no puede involucrar de manera efectiva a los participantes remotos. Y las soluciones basadas en hardware (como las pantallas táctiles) suelen ser demasiado caras y ciertamente demasiado inmóviles para ser una solución duradera y ubicua.

Mientras estemos hablando de hardware y ubicuidad, vale la pena mencionar cómo ShareTheBoard le ha enseñado nuevos trucos a la vieja pizarra. La solución es bastante simple: estamos rodeados de hardware con cámara en MacBooks, iPads y iPhones como una aplicación web, ShareTheBoard puede aprovechar casi cualquier dispositivo de este tipo y extender de manera efectiva el alcance de nuestro querido compadre de borrado en seco.

Esto significa que no se requieren hardware nuevo ni habilidades nuevas para colaborar visualmente, en un entorno híbrido o remoto. Y, lo más importante, esto significa que cualquier persona, independientemente de cómo / dónde trabaje, puede aprovechar esas características innatas que hacen de la pizarra una herramienta tan útil.

Aunque todavía parece haber margen de mejora, especialmente en condiciones de trabajo difíciles (por ejemplo, poca luz, cámaras antiguas), ShareTheBoard parece prometedor. Además, su enfoque basado en la simplicidad refleja (y aprovecha) la naturaleza sencilla de la pizarra en sí. Puede que este enfoque tarde un poco en llegar a ser omnipresente, pero la promesa de una verdadera sesión de pizarra en un mundo remoto primero vale la pena la espera.

Tags: Aplicaciones Escritorio Mac

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.